Viajando por Japón

Paisajes, tradiciones y maravillosos diseños

Es cierto, nos hemos ido a Japón y ha sido súper emocionante. Una cultura totalmente distinta a la nuestra, unos paisajes de ensueño, unos jardines que solo pueden salir de las manos de artistas y unas telas que llevan muchísimo tiempo enamorando al mundo entero por su delicadeza y elegancia.

Que fuésemos en el mes de noviembre no ha sido una casualidad. Una de las más bellas estaciones en Japón es el otoño. Cuando los árboles se visten con todas las gamas posibles del rojo para fundirse en un espectacular cuadro con los verdes del bosque y los templos que salpican todo el paisaje.

 

Hemos disfrutado muchísimo, pero no hemos perdido en ningún momento el sentido de nuestro viaje. Queríamos conocer de primera mano los tejidos y diseños que este país podía ofrecernos y sobre todo inspirarnos para futuras creaciones en las que poder fusionar nuestro estilo con lo que hemos contemplado a lo largo de estos días.
Los tejidos japoneses son magníficos, pero para que podáis entendernos un poco, os dejamos unas imágenes para que juzguéis por vosotros mismos.

 

Los estampados van desde los florales que tanto gustan en Japón a los de dibujos geométricos más clásicos, pasando por una gran variedad de motivos a cual más original y bonito.

Una de las cosas que más nos han llamado la atención es cómo se puede pasar de diseños absolutamente delicados y minimalistas en los que unas pequeñas flores con delicadas ramas lo dicen todo a otros tan complejos y cargados de imágenes que te obligan a detenerte un rato para poder observarlos como si estuvieses viendo un cuadro.

La variedad de sedas es muy grande como podréis imaginar y se pueden encontrar desde sedas a precios económicos hasta las mas caras que además de ser de excelente calidad, llevan unos brocados y unos diseños divinos.

 

 

La riqueza de los bordados convierte estas telas en auténticas obras de arte. Esta, en concreto, es un bellísimo kimono femenino.

Durante nuestro viaje hemos podido observar cómo gente de todas las edades, pero sobre todo los más jóvenes, daba igual en la ciudad en la que estuviésemos, se visten con los trajes tradicionales para pasear por jardines y templos y fotografiarse o ser fotografiados con ellos, encantados de su cultura y sus tradiciones.

Existen tiendas especializadas en el alquiler de estos trajes que se encargan de vestirte, peinarte y maquillarte para que puedas disfrutar de una sesión de fotos o, si lo prefieres, pasear por la ciudad en la que estés y disfrutar de una experiencia única. Te acompañará un fotógrafo o un guía o ambos, según tu elijas, para que tengas un bonito recuerdo de tu paseo.

Las tiendas disponen de una gran variedad de kimonos y fajines obi diferentes, además de muchos detalles y accesorios. Puedes elegir entre el kimono más grueso de invierno o el yukata o kimono de algodón, típico del verano.

Nosotros no pudimos resistirnos a comprar un kimono masculino. En los templos suele haber mercadillos en los que puedes buscar estos trajes y encontrar algunos chollos. Eso sí, requiere su tiempo y mucha paciencia. Pero a veces el resultado merece la pena, como en nuestro caso. Nuestro kimono es de una gran calidad y muy elegante.

 

Este ha sido un pequeño resumen de lo que hemos visto y disfrutado en la tierra del sol naciente. Japón nos emplaza a nuevos viajes que seguro haremos. Aún nos queda mucho por descubrir.

Comparte si te gusta...Share on FacebookTweet about this on Twitter

2 comentarios sobre “Viajando por Japón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *